divendres, 6 de juliol de 2018

Las Puertas de Kislev: turno 4 (spanish version)

Saludos, generales,

ya llegamos al turno 4 y las cosas están están que arden en el campo de batalla. Magnus y Asavar Kul a pocos pasos de distancia mientras docenas de combates se suceden a su alrededor. Al Team Kul no le quedan ya demasiados monstruos y la artillería imperial sigue aguantando; sin embargo en el interior de Kislev tres colosales demonios están causando estragos. ¿Quién se llevará la gloria en este turno?




Si quieres leer los turnos anteriores, pincha en los siguientes enlaces: turno 1, turno 2, turno 3
Si quieres leer el siguiente turno, pincha aquí: turno 5



Turno 4

Team Kul

Desde la privilegiada posición que le otorgaba su carro, Asavar Kul fue testigo de la devastadora carga de los caballeros humanos y de su líder, que habían obligado a su regimiento de élite a retirarse. Posó su mirada sobre al capitán de ese regimiento y aquello fue suficiente como para reagrupar a aquellos cobardes. Ya rendiría cuentas con ellos más tarde. Pero lo que realmente hizo enfurecer al Ungido fue observar a ese general humano tratando de convencer a sus tropas de que la victoria estaba a su alcance. Cuan equivocado estaba. Había cometido el error de tratar de romper el centro de su ejército para llegar hasta él. Pero no le daría ese placer. Aún no, al menos. Quería ver como ese humano despreciable sufría al ver caer a todos sus compañeros antes de que fuera él personalmente a rematarlo.

....

En este punto de la batalla el resultado estaba totalmente en el aire. Los Tanques a Vapor estaban aguantando de forma milagrosa los centenares de ataques a los que eran sometidos. Aunque muchas de las grandes bestias habían caído, aún había numerosas hordas de infantería suficientemente capaces como para llegar hasta el combate y destrozar a los imperiales. Aun así, las máquinas de guerra y las tropas de proyectiles de Enanos, Humanos y Elfos convertían el campo de batalla en un mar de cadáveres cada turno. 

En el oeste, los Trolls siguieron con su vómito habitual y cada vez eran menos los Caballeros del Lobo Blanco que respondían a los ataques, pero éstos se negaban a huir. En cambio, la entrada en combate de la unidad de 15 Comehombres constituía una gran amenaza. Engra Espada Muerte estaba cerca, pero antes tuvo que lidiar contra el Ar-Ulrik Kriestov, quién resistió más de lo esperado; el combate se decidiría en el siguiente turno. A su lado, Guerreros del Caos y Pestigors cargaron contra la última unidad de Flagelantes que seguía en pie, sin conseguir eliminarlos a todos y, por tanto, retrasando también su conclusión.

Pestigors y Guerreros del Caos cargan contra una horda de Flagelantes y les dejan titiritando, pero en el mismo sitio

Los Trolls siguen a lo suyo

Hacia el este, un Tanque a Vapor consiguió causar suficientes bajas a una unidad de Elegidos como para obligarlos a huir, mientras que la carga combinada de Minotauros y la Gorgona contra unos Espadachines, tampoco fue suficiente para tumbar la moral de esa unidad. ¡Era como si los humanos hubieran decidido convertirse en Enanos cada vez que chequeaban!




En el centro, las cosas marchaban mejor, el Gran Altar de Sigmar finalmente cayó a manos del Dragón Emperador del Caos, dejando un hueco considerable en el centro de la batalla y un potente hechizo consiguió causar un gran número de bajas en la caballería del Conde Elector de Ostermark que estaba a su lado. También las Diablillas cargaron contra el héroe en Semigrifo, aunque sin causarle mucho daño. Quién sí consiguió el éxito fue la unidad de Caballeros de Nurgle montados en Moscas de Plaga, que al fin entraba en combate; cargaron contra los Lanceros de Ostermark y los borraron del mapa. A sus espaldas, los restos de un gran regimiento de Guerreros del Caos lograron acabar por fin con un Tanque a Vapor (¡milagro!).

El Gran Teogonista y su peana de 27 cm a punto de desaparecer


En el combate central, la unidad de Magnus había arrasado en el turno anterior, trabándose con una horda de Guerreros del Caos. Pero esta vez ya no contaban con la fuerza del número. El Team Magnus consiguió 17 bajas por 11 del Team Kul, pero por impasibilidad, los Guerreros aguantaron la posición. Ya sólo quedaban 19 caballeros del Imperio (menos de la mitad de su número original) y no contarían con la fuerza de la carga…

Inicio del combate

Final del combate


En cambio, a los Semigrifos, que también habían arrasado, les fue mucho mejor. Destrozaron la unidad de Bárbaros que les había contracargado y causaron numerosas bajas en la de Elegidos. El resultado fue la destrucción de ambas en su huida y el choque contra el flanco de otra unidad de Bárbaros, que estaba maniobrando sin imaginar el nefasto resultado de ese combate. Fue un duro golpe para el Team Kul, que iba a perder cuatro grandes unidades en solo dos turnos por confiar demasiado en sus propias fuerzas.

La unidad de Semigrifos está causando una masacre en el centro-este del Caos

Sin embargo, bajo las murallas de Kislev las cosas pintaban mejor. La carga combinada de Guerreros, Desangradores y el Trono de Cráneos destrozó a la unidad de Caballeros Pantera, que huyó despavorida. Las tres unidades persiguieron para acercarse más a las líneas imperiales...¡¡y las tres sacaron un “12” en su persecución!!, por lo que no solo eliminaron a los Pantera sino también al Grifo que había reaccionado huyendo.

A su lado, los mastines de Khorne cargaron contra otro Tanque a Vapor ¡y le dejaron con una sola herida! ¡Por qué poco!

Dentro de la ciudad, el combate de An’ggrath contra la Guardia del Kreml y los Guerreros del Clan seguía. Cada vez con menos humanos respondiendo a sus ataques, pero también con menos heridas en su perfil. Además, el príncipe demonio que había acabado con el zar Alexander cargó contra los atronadores que se habían reagrupado en el turno anterior.

An'ggrath y el Príncipe Demonio repartiendo estopa

Turno 4 Caos




Turno 4

Team Magnus


Blandiendo con fuerza el Ghal Maraz, Magnus despachaba Guerreros del Caos con cada golpe. Pero era consciente de que a sus compañeros no les iba tan bien. Poco a poco sus fuerzas iban mermando y las hordas enemigas parecían no tener fin. Después de acabar con otro enemigo, se tomó el tiempo suficiente como para levantar la cabeza y observar rápidamente lo que sucedía a su alrededor. Una sensación de vacío y tristeza le embargó al ver a su amigo Rueben Wrolfgar, el Gran Teogonista, ser devorado por una enorme bestia bicéfala, pero su ánimo se resarció cuando en el otro extremo de la batalla observó como los Caballeros del Semigrifo penetraban profundamente en las líneas enemigas sin detener su carga. Magnus apretó la mandíbula, soltó unas palabras de coraje a sus compañeros y se reincorporó al combate.


....

En el flanco oeste la mayor parte de combates se decantaron a favor del Team Kul. Los Guerreros del Caos y Pestigors consiguieron acabar con los Flagelantes; Engra Espada de Muerte dio muerte al Ar-Ulrik Kriestov; y los Trolls consiguieron por fin terminar el trabajo con los Caballeros del Lobo Blanco. Además, una unidad de Jinetes Ungols huyó por pánico. Pese a todo, en ese flanco sólo quedaban tres o cuatro unidades del Caos y todas habían sido diezmadas, mientras que al Team Magnus le quedaban muchas unidades de refresco; especialmente los Ogros Comehombres, que entraban en escena sin que ninguna unidad caótica pudiera hacerles frente.

La previsión del siguiente turno es: ¡más leches!

Sin más enemigos a la vista

Hacia el este, un Tanque a Vapor acabó con la Gorgona, pero los Minotauros doblegaron a los Espadachines y, al perseguir, se quedaron a una sola pulgada de la Guardia del Mar de Teclis.

El Conde Elector de Ostermark decidió cargar con su guardia de caballeros al solitario Paladín del Caos que había perdido su dragón, pensando que sin su montura ya no sería una amenaza. Demasiado seguro de si mismo cargó contra él, pero antes de que pudiera utilizar su Colmillo Rúnico, el Paladín del Caos lo desmontó de su silla y lo destripó, ante la atónita mirada de sus (teóricos) guardaespaldas.

Los Cañones imperiales rugieron a sus espaldas y acabaron con la vida de Balaal, el jinete del Dragón Emperador del Caos, pero no con su montura. Con la posterior tirada en la Tabla de Reacción de Monstruos, la bestia ganó odio y furia asesina para el resto de la partida, ¡¡como si su perfil de 9s no fuera bastante!! eso sí, tan sólo le quedaban 2 heridas, así que tendría que ir con mucho cuidado.

El combate entre Magnus y los Guerreros del Caos continuó. Pese a que habían entrado dos plegarias (ganando odio y salvación especial a 5+), los Guerreros del Caos hicieron un gran papel y lograron tumbar a numerosos caballeros. El combate se decidiría en el turno siguiente.

A sus espaldas, una carga combinada de Yelmos Plateados, un Grifo y los Caballeros de Middenheim chocaron contra dos Carros de la Bestia y los restos de una unidad de Guerreros del Caos (los que habían terminado con el Tanque a Vapor en el turno anterior). Pese a la fuerza del impacto, todas las unidad caóticas aguantaron estoicamente, gracias al Liderazgo de Asavar Kul, que se encontraba a sus espaldas.

En el combate que enfrentaba a un Tanque a Vapor contra -inicialmente- 12 Revientacráneos des del segundo turno al fin llegó a su conclusión. La unidad caótica fue cargada por el flanco por otro Tanque y un Capitán en Pegaso se unió al combate, lo que fue demasiado para los devotos de Khorne, que fueron liquidados.

Frente a la puertas de la ciudad una lluvia de disparos descomunal fue arrojada sobre el Trono de Cráneos y los Desangradores, eliminando al primero y dejando totalmente inofensivos a los segundos. También cayeron Scyla y una unidad de Furias frente a sendas cargas de caballería. Dentro de la ciudad, por su parte, los Barbaslargas aprovecharon la pendiente de la calle para realizar una carga de 12” contra los Mastines de Khorne, que aún así aguantaron el envite. Pero lo mejor para el Team Magnus fue la carga por la retaguardia de los montaraces contra An’ggrath. Superpotenciados con odio gracias a su general, con el +1 a la fuerza a la carga, y otro +1 a la fuerza por la presencia del demonio, lograron terminar con él y devolverlo a la disformidad. Con An'ggrath fuera de combate, de repente las cosas cambiaban en Kislev...

Los montaraces enanos cargan contra la retaguardia del Gran Demonio y lo atacan por la espalda!

An'ggrath se desvanece y Alriksson decide avanzar con más confianza

¡Menuda carga de los enanos!


Turno 4 Imperio





7 comentaris:

  1. La cosa pinta muy bien y sigue lejos de estar decidida, por cierto ¿esta partida es a 6 turnos?, en fin seguid así que os esta quedando un informe de batalla de lo mejor que hay, digno de una de las White Dwarf.

    ResponSuprimeix
  2. Si hay una palabra que se repetirá continuamente cuando alguien se refiera a esta partida será EPICO.

    ResponSuprimeix
  3. El Caos ha tenido muchas bajas, pero tienen una oportunidad de oro de derrotar a Magnus en combate. Si lo consiguen, más la caída del gran teogonista, puede ser un duro golpe para el Imperio y sus aliados y haría temblar su liderazgo. En cuanto al interior de Kislev con la destrucción de los Grandes Demonios y Príncipes lo tienen bastante bien para defender la ciudad.

    ResponSuprimeix
  4. Brutal batalla però, el zepelin no va sortir de la ciutat a repartir amor per tot el camp de batalla?

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Va tenir molta feina a dins amb tots els dimonis voladors que pupulaven per alla....a mes ja arribava a disparar al que s'apropava a la linia imperial desde el costat de la muralla

      Suprimeix
    2. D'amor en va repartir tant que estem pensant de portar-lo a "Enanos & Orcos y viceversa"

      Suprimeix